Conóceme

¿Quién soy?

Mi nombre es Alba Velasco, soy enfermera, instructora de porteo y asesora de lactancia, maternidad y crianza respetuosa.
Desde que empecé a ejercer mi profesión en 2007 he estado en contacto directo y continuo con las familias, las madres y sus hijos, ayudándoles, apoyándoles y acompañándoles en todos sus procesos, no sólo en momentos de necesidad de cuidados físicos si no también asesoramiento, prevención y educación para la salud.
Con el nacimiento de mis mellizos (Alejandra y Adrián) en 2015, se produce en mí una revolución trascendental. Esto me impulsa a adentrarme, formarme y especializarme profesionalmente en el mundo de la maternidad y la crianza respetuosa, y en especial con múltiples.
Al tratar con madres desde la perspectiva de la maternidad me di cuenta de lo solas que estamos. La falta de información y la soledad en la que maternamos  puede llegar a hacer la crianza un arduo camino. Somos seres sociales y por ello necesitamos estar rodeados de una familia, grupo, tribu, que nos soporte, sobre todo, a nivel emocional.
Es por ello que me decidí a crear Amaternal, un espacio desde donde poder ayudarte, asesorarte si lo deseas, acompañarte a que disfrutes de la maternidad con la intensidad con la que la naturaleza nos ha dotado. Porque ser madre te cambia la vida, cambia tu cuerpo y te cambia como persona y es muy importante tener apoyo y comprensión de una profesional que ha pasado por todo ello, que te entiende y que te puede ayudar en el proceso de adaptación a tu “nuevo yo”, te ayudaré a reconocerte, aceptarte y empoderarte porque creo en tu capacidad, porque creo en ti como madre y como mujer.
La sociedad actual nos ha enseñado a vivir con estrés y prisas continuas. Vivimos desde el adultocentrismo dejando de lado, olvidando y obviando, muchas veces, las necesidades y desarrollo normal de los niños. Esto choca con nuestra naturaleza y con lo que nuestro instinto nos dicta. Nos sentimos perdidas, desorientadas y, la mayoría de las veces, superadas por la situación. Te asesoraré, apoyaré y acompañaré también en el duro camino de la crianza desde la empatía, el respeto y el amor más profundo que una madre puede sentir hacia sus hijos.

 

Porque la maternidad y la crianza se pueden disfrutar y vivir desde el respeto, la tranquilidad y la felicidad